Follow by Email

jueves, 2 de junio de 2016

CRISTAL Y HUMO



Érase una vez un mundo en el que todo era hierro y cemento. Incluso los habitantes de este mundo eran de hierro y cemento, con mentes metálicas que albergaban pensamientos de hierro, y corazones petrificados que cobijaban sentimientos de cemento.




Un día, una madre dio a luz a un niño diferente, deforme. A diferencia del resto, nació con un corazón de cristal que tan sólo podía albergar sentimientos hechos de humo. Y su madre pensó que este niño, a causa de su deformidad, estaba destinado a no durar, pues estando su corazón hecho de materiales tan frágiles, tan etéreos, no tardaría en quebrarse en mil pedazos, así que se entristeció y lloró un mar de lágrimas, y sucedió entonces que este mar que brotó sin cesar de sus ferreos ojos oxidó toda su piel y todas sus articulaciones, por lo que nunca más pudo volver a moverse. En cuanto al niño, siendo tan sólo un bebe recién nacido, no supo hacer otra cosa que acurrucarse en el frío regazo de su inmóvil madre, y esperar, y esperar, y esperar, con la esperanza de que el leve ruido que hacía su corazoncito de cristal al recoger y expulsar el humo de sus infantiles ilusiones despertase algún día a su madre de su rojo letargo…




Desde ese día, en ese mundo hecho de hierro y cemento siempre se dijo que la esperanza estaba hecha de cristal y humo.



63 comentarios:

  1. Es un cuento precioso y triste. Espero que su madre despierte y deje de llorar y abrace amorosamente a su lindo hijo del corazón de cristal...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso, amiga Clara, es que siempre he pensado que la esperanza es un sentimiento de carácter dual, al mismo tiempo tremendamente poderoso, que nos hace mover montañas, y tremendamente frágil, que se puede romper por una razón tan nimia como una mirada de desapruebo. En el caso de esa madre, lloró por no saber el tremendo poder que podría poseer su hijo si hubiese tenido la oportunidad de crecer, si hubiese creído en él.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy interesante analogía... me gustó muchísimo leerte, y me has dejado pensando.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga.

      Por cierto, es un placer volver a encontrarte por aquí. ¿Sigues de viaje?

      Eliminar
    2. Sí Alfredo, aúnestoy en mi Buenos Aires querido... besos tangueros desde el sur del mundo.

      Eliminar
  3. Una muy buena exposición de hacia donde va nuestro mundo y lo que nos espera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ciertamente una analogía con nuestro mundo moderno y posiblemente futuro, aunque ya sabes lo que suele decirse, amigo: la esperanza es lo último que se pierde.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Alfredo me has emocionado. Es maravilloso, de veras.
    Por cierto, tu comentario en mi blog me ha llegado al alma, más viniendo de un talento que admiro tanto como el tuyo. Mil gracias, cielo, de todo corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga mía. Te aseguro que la admiración es mutua.
      Besos.

      Eliminar
  5. Ah,tu imaginación es maravillosa. Tus relatos y tus poemas son de nivelazo.
    Besos, amigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla, que me vas a sonrojar! Jejejejeje! ;)

      Ahora en serio, otra vez muchísimas gracias, siempre.

      Muchos besos.

      Eliminar
    2. Lo he leído una tercera vez. Es que es muy especial. Me encanta este relato.
      Besos.

      Eliminar
    3. De corazón te digo, no sabes cómo te agradezco tus palabras...
      Besos.

      Eliminar
  6. Hoy...tocaste ese rincón que no suelo dejar vulnerar, sujetando en el desfiladero ese nudo que aprieta.

    Besos, querido hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no existe mejor halago para mí que estas, tus palabras, mi querida hermana, saber que te llego así, tan adentro, es todo un honor y un privilegio.
      Besos.

      Eliminar
  7. Precioso cuento ALfredo,triste pero con mucho contenido social.
    Muy bueno, de esos que hacen pensar en si lo estamos haciendo bien.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Puri, me alegro muchísimo de que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  8. Precioso, Alfredo… Has plasmado en forma de cuento, una realidad que nos azota, esa que nos aleja de tan añorada esperanza que parece haber abandonado el barco en este océano de injusticias y quebrantos… Así es hoy nuestra esperanza, frágil cual cristal; escurridiza cual humo…

    Un placer siempre leerte y sentir(te)…

    Mil Bsoss, amigo… Y muy feliz finde!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mi queridísima amiga Ginebra. Y el caso es que, como ya le dije más arriba a Clara, siempre he pensado que la esperanza es un sentimiento dual, a la vez tremendamente poderoso y tremendamente frágil, capaz de hacernos mover montañas, y, sin embargo, susceptible también de romperse tan sólo por una mirada, un gesto, una palabra.

      No obstante, ya sabes que me considero una persona positiva, y me quedo con la primera parte, la de mover montañas. Porque también sé que, aunque se rompa con facilidad, a la esperanza también le resulta fácil renacer de sus propias cenizas, y darnos alas nuevamente, nuevos motivos para vivir si sabemos buscarlos.

      Mil besos también para ti, amiga, e igualmente feliz finde.

      Eliminar
  9. Un cuento que alberga un mensaje muy cierto y palpable. Somos una sociedad enclaustrada sosteniendo frágiles esperanzas.
    Me ha gustado mucho tu relato... Invita a mi reflexión... Un placer, Alfredo.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanzas frágiles, pero también muy poderosas, si les damos la oportunidad de crecer. El problema de la madre del relato es que no creyó en su propio hijo desde el momento en que nació. Pero quién sabe de qué es capaz alguien que tiene esperanza...

      Besos, amiga, y feliz fin de semana.

      Eliminar
  10. Joder... me ha encantado.
    Me ha parecido tierno y muy emotivo.
    Me los he imaginado y jo...

    Muy bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amigo Toro.

      Saludos, y buen fin de semana.

      Eliminar
  11. Es muy triste, pero el final es precioso y muy poético. Me ha encantado, y además es casualidad que he reeditado un poema del año pasado que habla de lo inhumanas que son las megalópolis, ahí también el acero, el cristal y el cemento son componentes de mis versos.
    Besos y comparto con sumo gutso, Alfredo. Muy feliz finde :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quise imaginar cómo se sentiría de desplazado y de marginado alguien que tuviese un modo de pensar o de sentir diferente al de la masa, de la mayoría, y que es el caso de muchos artistas y escritores, cuyas palabras son como humo en medio de los engranajes de la maquinaria del sistema. Quizá dicho humo, o dichas palabras, no hayan podido cambiar el mundo, ni quizá puedan salvarlo (quizá, aunque aún me queda la esperanza), pero sin duda por ello, o a pesar de ello, resultan aún más hermosas, y son una tabla de salvación para quienes sienten como ellos, pues se saben reconocidos, saben y comprenden que no están solos en medio de la anónima masa gris e informe de hierro y cemento.

      Leí tu poema sobre las ciudades, amiga mía, y me encantó, y de hecho lo compartí con sumo placer.

      Muchos besos, y muy feliz de semana.

      Eliminar
  12. Hola Alfredo, me ha encantado tu relato, sencillamente hermoso, sensible y digno de elogios, te felicito pues gozas de una extraordinaria sensibilidad.
    Lamentablemente mi salud está muy delicada y sin visos de poder recuperarla, no obstante tomo este largo descanso por recomendación médica, si no quiero quedarme sin piernas.
    Te dejo un gran abrazo
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasar por aquí y por comentar, querida amiga.

      Siento muchísimo eso que me cuenta sobre su estado de salud. Espero sinceramente que se recupere pronto.

      Abrazos y mis mejores deseos.

      Eliminar
  13. Me encanta y me ha tocado, debe de ser que estoy sensible humo , esa esencia con alma merodea por la estancia.

    Mi abrazo a tu luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, amiga mía, porque te identificas con ese niño que es diferente de la mayoría, que tiene una particularidad que lo hace maravilloso, igual que tú.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. Gracias por tu luz

      Mi abrazo...entre cristal y humo

      Eliminar
  14. ¿Sabes que me has tocado la fibra sensible con tu micro relato? es de los que llegan y al final dejan un hilito de esperanza.

    Tienes una gran imaginación, Alfredo, me encantan tus entradas, por eso suelo venir varias veces a leer tus publicaciones, y es que además, todas las entradas llevan una moraleja.

    Gracias por existir en este mundo blogger.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga mía. Siempre me gusta que mis textos lleven una nota personal, algo de mí mismo, de mis propias emociones y pensamientos. Y tú siempre las saber captar, así que las gracias por existir en este mundo blogger te las doy yo a ti, amiga.
      Besos.

      Eliminar
  15. Es verdada que, no sólo en ese mundo, la esperanza está hecha de cristal y humo o, quizás sea humo encerrado en un corazón de cristal. Que no se quiebre.
    Excelente relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no se quiebre: efectivamente, ese es el deseo.
      Muchísimas gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  16. Es un cuento triste, pero una metáfora casi perfecta del mundo real, en el que los edificios son de cemento y el dinero es puro humo y la ética también se convirtió en puro humo... manda la economía... dinero para hacer más dinero...
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llámalo ética, llámalo esperanza. Muy cierto, amigo, se han convertido en humo. Pero como humo, siempre pueden colarse en todos los rincones. Lo cual me recuerda una frase del siempre genial Quino: "una pulga no puede parar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista". Y lo mismo pasa con la esperanza. Es frágil como el cristal, pero al mismo tiempo tan poderosa que, como la fe, puede mover montañas.
      Abrazos, amigo.

      Eliminar
  17. Muy bueno. Lo lamentable es que cada vez a ese cuento nos parecemos mas. Junglas pero de cemento, deforestacion, cuerpos cada vez parecidos a las maquinas. Salen a la mañana a la misma hora, lo mismo en el regreso. Para el otro dia volver a hacer lo mismo. Solo escuchan y ven lo que quieren etc Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tan sólo dándonos cuenta de ello y negándonos a pensar como la masa fría y anónima, como la masa de hierro y cemento, ya estamos poniendo nuestro granito de arena.
      Abrazos.

      Eliminar
  18. Frágiles y volátiles pero indelebles al sentimiento
    nos blindamos entre muros de hormigón armado
    o al amparo de un vidrio que abrigue nuestro reflejo


    Conmovedor y muy buen cuento ,Alfredo
    Ino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ino, por pasar por este, mi pequeño rinconcito, por leer y por tu amable comentario, que te agradezco de corazón.
      Abrazos.

      Eliminar
  19. En este mundo tan materialista, hecho de hierro y cemento, el único eslabón, el último, quizás sea la esperanza...frágil como el cristal e inasible como el humo. Pero es un soplo de vida, el que nos queda para huir de la desesperación; acurrucarse como un niño frágil a la vida...

    Preciosismo en tus letras, querido amigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvides, amiga, que el humo se puede colar con todos los rincones, no ofrece resistencia, cabalga con el viento, es la fuerza de la no-fuerza.

      Muchísimas gracias, amiga.

      Besos.

      Eliminar
  20. A veces nos olvidamos que aquello que parece efímero, es más valioso y duradero. Pues... ¿Qué es la ilusión, la esperanza o incluso la felicidad? Son momentos de fuerza dentro de un sentimiento débil y puro, algo que no es para siempre, pero que siempre poseemos.
    El modo de vida, tan cuadriculado y materialista que llevamos ahora, hace olvidar a más de uno que la esperanza y los sueños es lo que nos mantiene vivos, aunque sea tan frágil como el cristal y tan disperso como el humo.

    Bonito, con una gran lección y muy sentido. Un placer haberlo leído.

    Muchos besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, amiga Nana, que has captado en toda su plenitud todo el sentido del cuento. Te agradezco tu comentario tan sagaz, con el que has dado en el clavo al cien por cien.

      Muchos besos.

      Eliminar
  21. Jo, Alfredo, es precioso. Tiene un regusto infantil que me transporta a lugares lejanos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga, me alegro de haber sido capaz de transportarte con mis palabras a esos lugares...

      Eliminar
  22. Me ha encantado.
    Es un relato maravilloso y conmovedor.
    Arranca de una forma brillante y termina estremeciendo.

    Además las fotografías lo enmarcan muy bien.
    Te felicito Alfredo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. que ternura y que triste
    de hierro y cemento poblamos el mundo
    pero dentro la fragilidad nos reverbera

    me encantó tu relato
    no sé porque lo asocié al ciudadano Kane
    será porque quienes crean imperios mercantiles su corazón de algún modo lo trocan o mejor dicho lo blindan a prueba de terremotos

    otro saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de este tipo de cuentos de prosa poética es que están abiertos a la libre interpretación, por lo que una vez que están escritos y publicados, dejan de perteneder al escritor y pasan a ser del lector. Así que si te inspiró la imagen de Ciudadano Kane, bien está. Por mi parte, ya es una alegría saber que te han llegado dentro, y te han inspirado.

      Muchísimas gracias por pasar por aquí a leer y comentar.

      Saludos.

      Eliminar
  24. Es buenísimo, Alfredo. Lo he leído varias veces, porque me ha encantado!
    Un besito de anís estrella.

    ResponderEliminar
  25. Genial, breve pero lleno de reflexión. Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Desde siempre, creo, se ha considerado a lo etéreo como algo más valioso: el espíritu, la esperanza, los sueños, son ideas y pasiones que echan anclas y se anclan con toda propiedad en nuestro cuerpo. Nos motivan a vivir y cada día nos alientan. Es a lo que no se ve ni se toca, a lo que le tenemos más fe, aprecio y cariño. Desde tiempos inmemoriales. Está en nuestro ADN. Es como si quisiéramos intuir "algo" y por ese algo, nos jugamos la vida.

    Más saludos, Alfredo!

    ResponderEliminar
  27. Amigo rata, como por las cloacas de antes no te encuentro, he venido a hacer una visita.

    Me ha gustado mucho el cuento, quizás se pueda pulir algo más; el comienzo creo que está hilado más fino que el final. La imagen del corazón de cristal bombeando humo es preciosa, también el contraste del niño con el mundo gris de cemento y metal. Da gusto volver a leerte, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Arendar: no sabes cómo he echado de menos tus siempre constructivas y apreciadas críticas, que le hacen a uno mejorar siempre. El perro mundo me ha mantenido alejado de los oficios virtuales por el momento, pero volveré, no tardando mucho... Jajajajajaja!!! (risa sardónica). ;)

      Eliminar
  28. Me ha encantado este micro. LLeno de imágenes fantásticas. Muy visual a pesar del lenguaje con que está escrito. Triste, desalentador.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga. Un placer tenerte por aquí. Abrazos.

      Eliminar