Follow by Email

domingo, 5 de junio de 2016

LOS CUERVOS

Aquí les presento un pequeño homenaje al que para mí fue el maestro de maestros de los relatos cortos de terror. No diré su nombre porque es demasiado evidente, tanto por el estilo narrativo en sí, como por las referencias usadas: ciudad, mes, año, personajes...

Lo he escrito con el mayor de los respetos, aunque no deja de ser un humilde pero sentido intento de plasmar en letras mi admiración por dicho escritor. Espero sincemente no haber profanado su nombre. Si así fuera, que los perros se coman a este imbécil patán, que sus restos descarnados no descansen en sagrada sepultura, que su alma jamás encuentre reposo ni descanso...




Corría el mes de octubre del año 1849. Aunque había viajado mucho por todo el país, en esa época vivía yo en la ciudad de Baltimore. Llevaba una vida despreocupada, que se sustentaba, sobre todo, en las muchas rentas que mi familia cobraba, y de las que mis padres me hacían partícipe, y también por la privilegiada posición social que la misma mantenía, que me abría muchas puertas aún sin tener que pagar por ello. De hecho, mi apellido provocaba no pocas genuflexiones allá por donde se escuchaba. Mis únicas preocupaciones eran: convencer a mis padres de que no estaban dilapidando tontamente su fortuna al costearme las mejores universidades, cosa que, por otro lado, sí hacían, pues no me tomaba yo nada bien eso de la disciplina académica, y vivir lo mejor posible, con la diversión hedonista como única meta en mi vida, y con las fiestas, el lujo, los deseos satisfechos en el mismo momento de su generación, hasta el punto de que cualquier mínimo capricho era para mí una pulsión incontenible, y, por supuesto, las conquistas amorosas como herramientas para alcanzar dicha meta.

Un día iba camino de una de tales fiestas, acompañado por mi buen amigo Edgar Allan. De hecho, ni sé por qué lo mento de tal manera, “buen amigo”, pues más bien diríase que su compañía me resultaba enojosa las más de las veces. Era el tal Edgar Allan un buen muchacho y un buen estudiante, siempre presto a aconsejar a los demás y a ayudarlos en lo que buenamente pudiera. Y, precisamente, eso era lo que más me conducía a detestarlo. Despreciaba yo muy particularmente su pretendida santurronería, hasta el punto de que eran no pocas las ocasiones en que aprovechaba para pincharle en público, y ridiculizarlo a tal extremo que el pobre muchacho simplemente escondía la cabeza, cual avestruz, y no volvía a abrir la boca durante el resto de la velada. ¿Y por qué seguía en su compañía pues, podríais recriminarme? Pues lo cierto es que ni yo mismo jamás sería capaz de responder semejante cuestión. Quizá lo llevaba al lado como algunas princesas de Oriente llevan un mono al hombro, para que su belleza resalte más aún, por contraste con la peluda fealdad del animal. O quizá buscaba de su compañía por alguna otra razón que ni yo mismo alcanzaba a entender. Qué más daba eso. Nunca he sido de ese tipo de personas que se plantean demasiado profundamente las cosas.

Pues bien, camino íbamos ambos de una de esas fiestas, retomando el asunto, y hablando sobre nuestros menesteres, cuando nos tropezamos con una anciana mendiga sentada en el suelo que nos pidió limosna. Edgar Allan no dudó ni un momento, y puso unas monedas en el regazo de la harapienta, mientras yo le miraba la cara, completamente ajada, y cuyos ojos no eran más que dos cavernosas cavidades sin vida. Y, no obstante, hubiera podido jurar que, desde el fondo de tales monstruosos agujeros, algo parecido a la vista taladraba, no mi cuerpo, sino mi alma. Sí, juro que la vieja ciega me estaba mirando, aunque ello pudiera parecer una locura, producto de una alucinación. Y eso me inquietaba en extremo, pues no dado como era yo a sentir ninguna inquietud, y sin que hubiera nada que turbara mi ánimo por ningún motivo, la sensación producida me pareció desasosegante.

- Y tú, guapo joven, ¿no le vas a dar nada a esta pobre vieja? - díjome con una voz que parecía tan antigua como si hubiera salido de las mismísimas entrañas de la tierra.

Y, a pesar de ello, en un momento de lucidez recuperé cordura y dominio sobre mí mismo, sonreíle con sarcasmo cual era mi costumbre, y, escupiéndole en el regazo, le dije: - Ahí tienes, vieja, mi saliva vale millones, pues proviene de rancio abolengo -.

Evidentemente, Edgar Allan me miró de manera reprobadora, y durante el resto del camino no paró de echarme discursos pletóricos de moralidad sobre lo reprochable que había sido mi comportamiento con la vieja andrajosa, hasta el punto que llegó a fastidiarme tanto con tanto pretendido aleccionamiento que, finalmente, ya a las puertas de la fiesta, le agarré con violencia por el cuello, delante de todos los asistentes a la misma que iban llegando, y le grité, acercando muchísimo su rostro al mío: - ¡NO ERES MI MALDITO PADRE, NI MI MALDITA MADRE, NI NINGUNO DE MIS MALDITOS PROFESORES, ASÍ QUE DÉJAME EN PAZ! -, tras lo cual lo empujé con fuerza, haciéndolo caer de espaldas al suelo. El pobre diablo sólo pudo mirarme con rostro lastimero, tal cual lo hubiera hecho un perro apaleado. Se levantó intentando no perder la poca dignidad que le colgaba hecha jirones, lo cual me pareció tan patético que casi tuve que contener una carcajada, y, con la cabeza gacha y sin mediar palabra, se marchó.

- Bien – Dije para mis adentros – Si se hubiera quedado hubiese terminado estropeándome la diversión -.

Pero, en dicha fiesta, diversión fue lo que menos encontré. Resulto ser tan sólo una más, como todas las demás fiestas, sin nada que la hiciera mínimamente diferente de los cientos de otras fiestas a los que había acudido en los últimos meses. De hecho, me estaba resultando tan mortalmente aburrida que decidí que no tenía ningún motivo para seguir sufriéndola. Y me marché.

Durante el camino de vuelta, volví a pasar por la misma calle donde estaba la asquerosa vieja que nos encontramos a la venida. Y allí estaba ella, sentada en el mismo lugar, otra vez mirándome desde su ceguera, como si no hubiera despegado su pegajosa vista ciega de mí en toda la noche. La calle estaba completamente solitaria. Y, entre la discusión con Edgar Allan, y el poco solaz que encontré después durante la velada que se supone que hubiera debido entretenerme, no tardé en llegar a la conclusión de que, quizá, apalear a esta vieja hasta la muerte me haría sentir algo mejor. ¿Por qué no? Sería una experiencia nueva para mí, algo que jamás había hecho antes, y que quizá me ayudara a deshacerme de esa sensación de aburrimiento que aún me perseguía, como un mal olor que se nos pega a la ropa y a las fosas nasales. Y ante mí tenía a la candidata perfecta. Al fin y al cabo, ¿qué importaba? Sólo era un despojo humano que ensuciaba las calles de mi ciudad. No sólo nadie la echaría de menos, sino que, más bien al contrario, todo el mundo que pasara por aquí se alegraría de no tener que tropezarse con algo tan horrendo que empañara el transcurrir de su día. Así que, si lo pensaba bien y con frialdad, y esto es algo con lo que incluso el pobre Edgar Allan se vería obligado a estar de acuerdo, quitando esta basura de este lugar estaba llevando a cabo un servicio a la comunidad. Así que hacia ella encaminé decidido mis pasos, y, cuando ya la tenía muy cerca, me quité el sombrero y lo dejé en el suelo junto con mi capa, y agarré mi bastón de caoba por uno de sus extremos.

- Así que has vuelto, guapo joven. Aún tengo en mi regazo la limosna que me diste antes. - díjome la vieja con sorna. -.

Y esa voz, grave y terrosa, tan antigua como el propio mundo, me produjo tal repugnancia que tan sólo dio fuerzas a mi homicida empeño. Sin mediar palabra, me acerqué a ella hasta que estuve tan cerca que, de haberlo querido, hubiera podido tocar mis botas con sus arrugadas y asquerosas manos, y, a esa distancia, la miré desde arriba. Ella, a su vez, levantó su cabeza, haciendo sonar todas y cada una de las vertebras de su cuello deshecho, y, una vez más, clavó en mí una mirada que no existía desde unos ojos que no estaban allí. Era imposible, pero la anciana ciega... ¡me estaba mirando! Un escalofrío me recorrió la espalda. No por miedo, pues dadas las inclinaciones de mi carácter, resultábame harto imposible creer en nada sobrenatural. De hecho, ni sabría decir qué me producía tal espanto, ni por qué. Haciendo acopio de todas las fuerzas que en mi corazón palpitaban, levanté el bastón por encima de mi cabeza, con la asesina intención de descargarlo con brutalidad sobre la vieja bruja. Pero ella seguía con su no-vista clavada en mí. Y cual no sería mi terror cuando comprobé que, de sus cuencas vacías, de repente, salieron sendas bolas, de textura parecida al plumaje, brillantes y negras como la noche o el infierno. Y cada una de ellas, para mi espanto, comenzó a deslizarse hacia abajo por su cara, como horripilantes caricaturas de negras lágrimas, al tiempo que crecían y crecían hasta convertirse en dos enormes pajarracos, dos cuervos de terrorífico aspecto, que quedaron ambos posados sobre ella, cada uno sobre uno de sus hombros, mientras ella continuaba mirándome desde su vacío, con una mueca inerte en la cara. Tan horrenda visión me dejó completamente paralizado. No pude, por más que lo intenté, mover ni un músculo del cuerpo. Por más que mi mente le ordenaba a mis piernas que dieran media vuelta y salieran corriendo de allí, estas se negaban a obedecer. Y aquellos cuervos, graznando su terrible melodía, se abalanzaron sobre mí. Uno de ellos me arrancó el ojo izquierdo, y el otro, el derecho. Mas no pude proferir, no ya un grito, sino ni la más mínima y leve queja, pues incluso mi garganta había quedado completamente inerte, sin vida.

Respecto a lo que pasó después, no sabría explicarlo con exactitud. Me atreveré a relatarlo más mal que bien con las pobres palabras que vaya encontrando improvisadamente a mi paso, pues para describir los horrores del infierno, el lenguaje humano se muestra completamente ineficaz, y jamás podrá describir con exactitud lo que está viendo. Sólo sé que, sin ojos, sentí mi cuerpo desvanecerse, convertirse poco a poco en humo. Y, sin ojos, igual que veía la vieja, yo también vi desde mi nuevo estado como de uno de los cuervos se deshacía también en una negra niebla. Y la niebla en la que yo me había deshecho adquirió a su vez la forma de un cuervo, acaso la misma que acababa de “ver” desvanecerse. Y noté que, con mi nueva forma y mi nueva voz, que cantaba a los misterios de la noche, y mi nuevo oído, que era capaz de entender idiomas antes ininteligibles, una orden silenciosa, no pronunciada en ninguna lengua conocida por el ser humano, una lengua tan antigua como el propio mundo, me instaba a guarecerme en una de las cuencas oculares de la vieja. Esa iba a ser mi morada a partir de ese día. Ahí debía esperar, día tras día, quizá durante meses, o años, o incluso siglos, quién sabe, a que algún otro ingenuo cayese en la temible trampa en la que yo también había caído, y liberase mi alma al sustituir mi puesto en tal infernal morada, como yo había sustituido el alma de quién sabe qué otro desgraciado. De hecho, ni sé el tiempo que ha pasado ya desde aquel fatídico día, pues aquí, en este mi nuevo y repugnante hogar, el tiempo, tal cual lo contaba cuando aún poseía mi humana forma, ya carece de todo sentido. No sé cuánto ha pasado, ni sé cuánto habrá de pasar hasta que mi alma sea liberada. Quizá la espantosa respuesta a tal pregunta no quisiera yo jamás escucharla. Quizá la respuesta sea: nunca más.

52 comentarios:

  1. Admirable, amigo Alfredo. Te he leído de principio a fin con el corazón en un puño... Si ese escritor levantara la cabeza... Te aplaudiría hasta la extenuación.
    Me ha encantado leerte... Es un género que adoro.

    Mil besitos y feliz noche.
    Shhhh, yo tampoco le he nombrado y la admiración al mismo es mutua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si otra admiradora me da su beneplácito, ya puedo respirar tranquilo...

      Me alegra muchísimo que te haya gustado, amiga mía.

      Besos.

      Eliminar
  2. Estoy completamente segura que desde su rincón habrá vitoreado tu relato Alf...ehmmm, mi querido hermano, ésta faceta tuya no conocía y me encantó de principio á fín, y mira que suele darme "yu-yu"...

    Besos, todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, porque si no estoy convencido de que saldría esta noche de su tumba a retorcerme el pescuezo por haber mancillado su nombre... Jejejejeje! ;)
      Muchos besos.

      Eliminar
  3. Impresionado me has dejado con tu relato. Ya puedes nombrar a tu admirado, que si se levanta de su tumba será para felicitarte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Si se levanta de su tumba, lo invito a una copa, que el pobre debe andar con la garganta seca...
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Poe estaría refeliz con tu narración
    aunque es largo se lee rápido , el ritmo es genial
    felicitaciones

    muchas gracias por cada una de tus huellas en mis palabros del camino
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti.

      Leerte es un placer, demuestras maestría en tus textos, así que a partir de ahora te contaré entre mis incondicionales.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Precisamente hace unos días, poniendo un poco de orden en mis libros, posáronse mis ojos en dos de sus magníficos cuentos. Por supuesto que no diré sus títulos para seguir con el misterio. Se dice además, que cuando un gran escritor muere renacen de sus restos otros que los sustituyen. Y...no te digo más, mi queridísimo nuevo y sorprendente amigo.
    Y solo decir que lo he leído con los pelos de punta y tapándome los ojos, sin ver apenas, pero sin perderme ni una sola de tus sílabas ¡Qué grande eres! joder, perdón.

    Besos de admiración incontenible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje! Muchísimas gracias, querida Marián, me vas a sonrojar con tus palabras... ;)

      Besos.

      Eliminar
  6. Un relato muy trabajado Alfredo, yo de relatos poco soy mas de poemas, quizas porque no puse en serio nunca con ellos ...

    Me quedo por aqui ...

    Feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga, eres más que bienvenida en este, mi pequeño rinconcito.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Yo creo que si estará orgulloso de tu narración, en ella nos haces partícipes de las miserias humanas, esas que que nos atenazan el ánima y desbaratan los ánimos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amigo tocayo, y también de alguna especie de justicia sobrenatural que pone a cada uno en su sitio. Por desgracia la mayoría de las veces no suele ser así (los cabrones suelen tener suerte, que suele decirse), pero... Qué bonito es soñar, ¿eh? ;)
      Abrazos.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. sos un placer
    leerte
    etenderte
    admirarte
    yo un simple blogger
    vos un escritor
    un brindis por tus letras y vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga mía, te agradezco tu elogio de corazón.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Joder... me parece un homenaje espléndido.
    Creo que él firmaría tu relato.
    Muy bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociendo el genio que tenía, igual lo hubiera firmado, o me hubiera roto el bastón en la crisma... Quién sabe... En cualquier caso, me conforme con que les guste a ustedes, amigo mío.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Maravilloso Alfredo
    de miserias nos vamos cubriendo
    son ojos y lenguas ajenas
    quienes al gritarnos las propias
    nos negamos a reconocerlas

    ay humanidad donde vamos

    De lo poco que te he leído todo me gusta eres muy bueno

    Besos y aplausos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga, todo un honor viniendo de ti, cuyas letras también admiro mucho.

      Besos, y buen fin de semana.

      Eliminar
  12. Oh,hace poco leí su Cuervo y ese "nunca más"...
    Estaría contento de tu relato,tiene su aroma.
    Bravo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, Carmen, que morir devorado por perros no tiene que ser demasiado agradable... jejejeje! ;)

      Besos.

      Eliminar
  13. Pues a mí me parece un precioso homenaje, y por cierto de humilde nada, ¿eh? más bien magnífico, un bello homenaje que le has dedicado a este gran maestro, y es que tú puedes hacer de todo lo que te propongas, chapó, amigo, te felicito, por el resultado.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, eso es que tú me ves con buenos ojos... Jejejeje! ;) Muchísimas gracias, de corazón.

      Besos, y buen fin de semana.

      Eliminar
  14. Gran homenaje al genial Edgar Allan Poe, que en tu caso en lugar de un cuervo, han surgido de un duro golpe dos al mismo tiempo.
    Solo me limitaré a felicitarte, Alfredo, porque sin duda el homenajeado tiene que estar muy orgulloso de la profunda admiración con la que has trazado este reflexivo y estremecedor relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. MARAVILLOSO, mi querido amigo… Grandioso homenaje. No creo que pueda encontrar palabras a la altura de lo que he leído. Tengo que decirte que es un género que me gusta mucho y, leerte…a las dos de la madrugada en éste, mi espacio en el que dejarme y sentir…ha sido una verdadera satisfacción… El corazón en vilo y le vello de punta!!

    Un lujo, Alfredo…

    Mil Bsoss de madrugada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te imaginas lo que significa para mí que a alguien a quien le gusta ese género me diga esto, es como una inyección de adrenalina!

      Mil besos, mi queridísima amiga, y feliz fin de semana.

      Eliminar
  16. ya estoy en su blog y ya tiene una seguidora mas
    Pase y siga mi blog en donde pone (participar en este sitio) pinche ahí: http://mibonitolugar.blogspot.com.es/ Espero su visita

    ResponderEliminar
  17. Pues te ha quedado estupendo este homenaje que le rindes a Poe, se nota tu admiración en él. Me ha gustado mucho, y más comprobar tu increíble versatilidad. Mis felicitaciones, Alfredo. Comparto muy gustosa aprovechando que aún puedo realizar lecturas, porque ya dentro de poco mi tiempo escaseará aún más, pero mientras pueda, bien que las disfruto. Besos y feliz semanita :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga mía, viniendo de alguien como tú, que tiene tanto arte y tanta sabiduría a la hora de escribir, es halago es doble. Así que doblemente agradecido.

      Besos, y feliz fin de semana.

      Eliminar
  18. Me he quedado de principio a fin pegada a tus letras y las sensaciones que despiertan. Eres realmente habil con las palabras y sabes medir muy bien los tiempos.

    Mi abrazo de luz...a tu alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de que te haya gustado, amiga Athe. Otro luminoso abrazo para ti, de alma a alma.

      Eliminar
  19. Eres magnífico escritor. A Poe le hubiera encantado. Pero no sé si te lo hubiera dicho, ni estoy muy segura tampoco de que le gustará ir de bueno en la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un pequeño detalle que no creas que a mí me echó un poco para atrás: pintarlo a él como el bueno de la historia. Si lo hice fue sólo porque ponerlo como el malo hubiera sido demasiado evidente. Pero no creas que no he pensado que cualquier día no se me aparece en sueños y me saca los ojos por haberlo descrito como un pobre mojigato... Jejejejeje! ;)

      Me alegro muchísimo de que te haya gustado.

      Muchos besos, y feliz fin de semana.

      Eliminar
  20. Te he dejado un regalo en mi blog. Pásate si te interesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Artza, pero ya he estado nominado a ese premio, y prefiero que ahora se lo lleve otro, para que no recaiga siempre en los mismos.

      Abrazos.

      Eliminar
  21. La narración es espléndida y la historia una gran lección. Con ese aspecto oscuro, de cruel intención, donde el protagonista obtiene cuanto merece, el texto estalla en cada letra y a cada párrafo que leía sabía que, allá donde Allan Poe esté, al muy orgulloso no le quedaría otra que felicitarte.
    Ha sido fantástico. He disfrutado muchísimo.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga Nana. Me alegra muchísimo que te haya gustado el relato.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  22. Uauuu menudo texto Alfredo, estuve agarrada a la silla hasta el final, muy bueno,ese personaje se las trae. Ese nunca jamás del final es delirante.
    Te felicito por la forma y por el contenido de la historia
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  23. Muy buena frase para terminar tu homenaje a Edgar Allan. Para mí que la vieja andrajosa era Odín y le hizo una de sus jugarretas al prota. ¿No se llamarían Hugin y Munin? :D

    ¡Un relato estupendo, Alfredo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *No se llamarían Hugin y Munin los cuervos.

      Eliminar
  24. Sin palabras mi querido amigo, he estado ausente por los exámenes pero esta misma noche tengo intención de ponerme al día con tus escritos. Este es magnífico, como siempre. da gusto leerte. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga mía. Yo también llevo mucho tiempo ausente por estos lares por motivos personales, pero siempre es un placer volver por aquí y tener buenas e interesantes conversaciones. Abrazos.

      Eliminar
  25. ALfredo, te he buscado porque hace mucho que no sé de ti y no sé por qué narices se me había pasado esta maravilla. Eres la leche. Disculpa, parece que hay problemas con blogger pero ahora ya te tengo en el feedly y no te me escapas. Chapeau!
    Besos y a ver si vuelves pronto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeeeefaaaaaa! Muchas gracias. Cierto es que, por motivos personales de diversa índole, he tenido un tiempo abandonado el blog. Espero retomar otra vez la actividad por aquí. Y me alegro muchísimo de que te gustara el relato. Muchos besos, y nos vemos por estos andurriales!!!

      Eliminar
  26. Mi querido Alfredo, hace mucho que no tenemos noticias tuyas, espero que todo vaya bien y que te veamos pronto por aquí con alguna de tus magníficas historias. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mi querida amiga. La vida real me ha mantenido apartado estos últimos tiempos de esta otra vida virtual, pero espero volver pronto con ímpetus renovados. Saludos también para ti.

      Eliminar
  27. Dónde andas, chaval???
    Te dejo un abracito de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí estoy, mi querida estrellita de anís. Si ahora nos sumergemos juntos, tú anís y yo manzanilla, en agua caliente, seguro que hacemos una infusión de lo más digestiva... jejejeje! ;)

      Eliminar