Follow by Email

viernes, 11 de noviembre de 2016

EL NOBLE OFICIO DE SER POETA EN LA HOGUERA

¿Y desde cuando a este maldito y noble oficio
de ser poeta consumiéndose en la hoguera
se le metió sin previo aviso en la sesera
lo de luchar por el encomio y beneficio?
El ser poeta y el ser pobre fue parejo
desde el comienzo de los tiempos primigenios,
pues, aunque hubiera algún que otro entre los genios
que su sustento bien ganara en su pellejo,
o tal vez pueda que, de casta, fuera cuna,
cierto es que muchos indigentes acabaron
y de limosna pobres viandas malograron
por sus poemas publicar sin más fortuna.
También hubieron otros tiempos de mecenas
en los que el arte se tenía en alta estima,
y un poderoso mantenía en su tarima
a su poeta entreteniéndole las cenas
cual si mimara a una cotorra amaestrada.
Aunque también, es la verdad, que alguno hubiera
de corazón sensible, humano, y no de cera,
que dio al pupilo libertad no coartada.
Pero, no obstante, en cada uno de los casos,
bien cierto es que el escritor fue un sólo un siervo,
no siendo dueño de sus musas ni su verbo,
siempre a la orden de su amo, tras sus pasos.
Y el que atreviérase a ser libre de ataduras
dio rienda suelta a sus aurigas celestiales,
mas en su gloria engendraría sus mil males
por no cuadrar su osado verso en andaduras
de férreas modas y tendencias estilísticas,
pues el poeta no está exento, igual que todos,
de tiranías de amoldarse a ciertos modos
que parecieran más escuelas cabalísticas.
Pero el Poeta, aquel maldito, ese que arde,
ese que siempre tuvo claro su destino
no se arredró ante impedimento o desatino.
Siguió a la musa sin hacer ningún alarde.
Y despreció fama y fortuna por igual,
en letras de oro ver su nombre fue irrisorio
ni quiso nunca recitar ante auditorio,
el oropel fue para él algo banal.
Tan sólo quiso ser honesto en su escritura,
dejar legado sólo a aquel que lo entendiera,
y aunque, modesto, dicho círculo cerniera
al digno artista de cotorras de envoltura.
Mas hoy en día de estos locos pocos quedan,
pues se diría que al final ganó la moda
y el amoldarse y al poder componer oda.
Hoy todos quieren ser ilustres mientras puedan.
Y, según cuentan, escribir hoy poesía
siguiendo métricas, y rimas consonantes,
no es algo “chic” ni de poetas importantes,
sino de tontos que no siguen nueva vía,
y cuya obra, silenciada en el fracaso,
es destinada al vertedero del olvido,
y no será nunca jamás reconocido
entre la jet del distinguido gran Parnaso.
Y, a todas estas, una idea se me cuela
entre estos versos que, ya libres, por sí vuelan,
y es una idea de matices que revelan
una verdad acerca de eso que hace escuela:
¿es que, tal vez, ahora resulta que igual somos
como un político en periodo de elecciones,
tocando siempre a todo el mundo los cojones
con nuestras súplicas, negando los aplomos?
¿Es que el vivir haciendo digno lo que amamos
es imposible, y siempre se hace necesario
el escribir cual el guion de un telediario,
para ganarnos bien el pan, e incluso un ramo,
ya no de rosas o laureles, sino cardos?
¿Es que escribir acaso fuera tan ingrato
que la visita de las musas fuera un rato
desagradable, que nos pinchan con sus dardos?
Y yo quisiera declarar que a esto me niego,
que soy más digno y estoy lejos de todo eso,
pero sería negar, ciego, tal suceso:
todo escritor tiene implantado bien su ego.
Todos queremos por lo menos ser leídos,
y compartir el rimbombante sentimiento
que parió un verso en su fantástico momento,
sentir que al fin somos un poco más queridos.
Así que no nos sometamos al engaño:
sólo escribimos porque amamos escribir,
y publicamos por poder sobrevivir.
Entre uno y otro, sólo son grises peldaños.

17 comentarios:

  1. Mí querido Alfredo, primero decirte que qué ilusión me ha hecho volver a leerte, llevabas mucho tiempo apartado sin dejar tu esencia y por fín llegaste y nada más ni menos con un texto que viene mucho al caso del escribiente que escribe por pura pasión y necesidad de dejar el alma, expresión y pensamiento en letras.
    La musicalidad del texto, exquisita, amigo, para no defraudar, en tú linea, como siempre.

    Un besazo y un fuerte abrazo. Alfredo, mí entrañable y estimado amigo :-)))

    Bienvenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi queridísima Yayone, la vida me ha mantenido apartado de por aquí por causas ajenas a mi voluntad, ni buenas ni malas, sólo ajenas. Pero ahora espero volver a tener más tiempo libre para dedicarle a este espacio. Así que espero que encontrarte y leerte.

      Muchos besos y abrazos, mi amiga del alma!

      Eliminar
  2. Vuelves y lo haces por la puerta grande, plasmando sensaciones que a muchos de los que andamos entre letras y palabra nos son conocidas y haciéndolas de esa forma....
    Esa en la que lo que dices brota de forma natural y fluida de la tinta de la piel.

    Un abrazo de luz ...siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga mía, por tus palabras. A partir de ahora espero tener más tiempo para volver a decicarle a este pequeño rinconcito donde tantos buenos amigos he hecho. Un cálido abrazo también para ti.

      Eliminar
  3. Alfredooooooooooo!!!! Pero qué genial eres!!! Me ha encantado tu poema.
    Me he preguntado muchas veces por ti, te echaba de menos. Ya nadie me llama jefa!!! Jajajajajaja.
    Eres genial. Me alegro de tu vuelta.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tú siempre has sido y serás mi jefa, amiga mía! Yo también me alegro de volver, a reencontrar a mis viejos amigos de por aquí. Espero esta vez haber llegado para quedarme, si mis obligaciones prosaicas me lo permiten esta vez. Muchos besos, mi querídisima amiga.

      Eliminar
  4. Antes de nada felicitarte por tu regreso, se te echaba de menos, amigo Alfredo. Y ahora sí, decirte que has dejado un reguero de todos los sentires, divagaciones y pasiones que derrocha un poeta, escritor o simplemente un encantador de palabras.
    Me ha alegrado mucho tu vuelta.

    Mil besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  5. Después de tanto tiempo de silencio,
    así como quien no quiere la cosa,
    nos dejas poesía tan hermosa,
    que leo, paladeo y reverencio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esta ausencia tan prolongada dio su fruto con esta poesía tan lograda. Te diría que mereció la pena esperar, pero ahora no nos hagas esperar tanto para deleitarnos con otra.
    Saludos Alfredo.
    Puri

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué lindo volver a leerte!
    Nada más hermoso que escribir por placer... y si en algún momento se puede "vivir" de semejante pasión, pues bien venga, pero no hacer de ella un negocio ni obligación o compromiso, así perdería toda su esencia.

    Un beso grande de bentornato!

    ResponderEliminar
  8. Lo primero, decirte que me alegra volver a sentirte por estos lares, mi querido, Alfredo!!

    Y bueno, en cuanto a tan hermosos versos que dicen del sentir del poeta…una verdadera y sincera ovación…

    Yo siempre me consideré mujer que siente y escribe, por puro placer y alimento para el alma… Y siempre desde mi propio albedrío para hacerlo bajo el mandato de lo que siento en cada momento…

    Creo que la poesía nos rodea constantemente, en cualquier lugar o situación, y somos nosotros, nuestra mirada, la que la percibe y la interpreta… Ya sea en forma de letras, pinturas, o cualquier expresión artística…

    Y lo dicho, que feliz de sentirte de nuevo, mi estimado amigo…alimentarme y enriquecerme con tus letras… :-)

    Bsoss y cariños enormes.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido sea tu regreso que tan buenas letras nos trae, pero no demores la próxima entrega por tan largo lapso de tiempo.
    Un abrazo tocayo!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué alegría me da verte, Alfredo!
    Y te presentas con tan bellas letras que es un verdadero placer.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Esta vez te has hecho de rogar!

    Mola mucho la entrada, creo que tienes más razón que un santo :) ¿Conoces la canción de Mago de Oz 'Hasta que el cuerpo aguante'? Pues es que tu entrada me ha recordado un montonazo a esa canción, solo que habla de trovadores en lugar de poetas. Pero vaya, que si uno lo piensa al final hay muchos paralelismos.

    ¡Un saludo! ¡Espero que no te demores tanto para la próxima entrada! :D

    ResponderEliminar
  12. Paso a darte un abrazo, querido, porque me acuerdo de ti, espero y deseo qué todo esté bien.

    Un besito, mi estimado amigo Alfredo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida amiga, yo también me acuerdo mucho de ti, y echo de menos nuestras conversaciones. Cierto es que últimamente no entro mucho por aquí, y tengo abandonado el blog... Me encantaría hallar otra forma de seguir comunicándonos, para no perder el contacto.

      Eliminar
  13. Un caballero moderno escribiendo como la época antigua, a mí me gusta.
    Abrazos

    ResponderEliminar