Follow by Email

sábado, 30 de abril de 2016

CUÁNTAS GUERRAS MÁS




¿Cuántas guerras más habrán de sucederse?
¿Cuánto odio, cuánto miserable rencor?
¿Cuántas vidas más tendrían que perderse
en batallas estúpidas y sin razón

hasta el día en que el hombre por fin comprenda
que no debe ser más para el hombre un lobo,
y arrancándose de los ojos la venda
destierre la ignorancia y el ciego odio

y deje de destruir, robar, saquear,
matar impunemente a su fiero antojo?
El aire apenas se puede ya ni respirar,
nos asfixian nuestros propios despojos,


la podredumbre nos inunda por doquier,
el mundo es cada vez menos habitable,
y mientras tanto, el hombre, ebrio de poder,
con el cetro en una mano, en la otra el sable,

se vanagloria de sí mismo en su trono,
se cree el mismo centro del universo,
y pensando que es él todopoderoso
convierte el poder en su único credo.



Con el brillo en sus ojos del oro inmundo
no ve más allá de su propia riqueza,
ni desea ver la verdad de este mundo
ni de su propio corazón la vileza.

Tan sólo piensa en satisfacer su ambición
aunque muchas cabezas halla de pisar,
pues lo único que vale es subir posición
y en el camino destruir a su rival.

Poco importa si ese trono se levanta
sobre la injusticia, la miseria, el hambre
de pan, justicia y libertad de las masas,
sobre todo aquello que muy pocos saben,


la verdad oculta, la verdad velada,
la verdad que si el pueblo la conociera
lloraría de frustración y de rabia
al pensar que tan sólo unos fueran

los que han movido siempre los hilos
del poder, de los que el pueblo nada sabe.
Con ellos, han manejado los destinos
de las personas de un modo miserable

para que a muerte se aborrezcan entre ellas,
y éstas, buscando en su ignorancia un culpable,
han convertido en su religión la guerra,
sin ver que no es aquel que tienen delante

su enemigo, sino otra marioneta más.
Pero aunque alguien conociera esta gran verdad
no podría romper el muro de maldad
que encierra la capacidad de razonar,

pues la venda en los ojos impide saber
quien es en verdad el único enemigo,
aquel que, entre sombras, jamás se deja ver
y desde las sombras maneja los hilos.


Así que aunque su voz alguien pudiera alzar
nadie se molestaría en escucharlo,
y su mensaje el tirano haría callar
apretando más el puño hasta asfixiarlo.

Entonces el pueblo, viendo por los ojos
de su amo, actúa de un modo irracional.
Pensando que tal es el método propio,
entra en el próspero negocio de matar,

y resulta tristemente divertido
ver avanzar patéticos batallones
de marionetas en guerras sin sentido,
orgullosas de banderas y pendones,
 


rezando su credo de honor y de gloria
y dispuestas a matar al enemigo
por su amo, o morir de manera honrosa,
pues piensan que tal es su único destino,

ya que el vulgo tiene muy asumido
que tan sólo la violencia es la solución
a cualquier problema que le halla surgido,
haciendo así una guerra por cualquier razón.

Únicamente saben hacer entonces
escupir al mundo todo su odio y rabia,
y en son de guerra haciendo sonar los bronces
alzarse las masas y agarrar las armas.


Por todas partes sangre la tierra inunda,
ruedan cabezas, y son sustituidas
por otras en las que el odio igual abunda.
El odio permanece, y la rueda gira.

Así, es como el pueblo siempre está debajo,
y siempre hay una cabeza que dirige,
y ordena, y reprime desde lo más alto
pues el odio y la sangre son quien la erigen.


Reinan así por doquier muerte y destrucción,
pues en lucha eterna contra la injusticia
el odio es del pueblo su eterna maldición
ya que a sí mismo dirige su diatriba

al estar ciegos ojos, mente y corazón;
ciegos por un odio que a su amo interesa,
pues mientras esté así nublada su razón
no verá a quién debe en verdad su miseria.


Así pues, para que el pueblo sea en verdad libre
no basta con que en armas y dispuesto a la guerra
se levante con ánimo violento e irascible,
alimentando con más tierra la Madre Tierra.

Así pues, para que sea realmente libre,
el pueblo debe primero arrancarse la venda
de los ojos, la que claramente ver le impide,
y mirando a la luz por fin la verdad comprenda.

Para que al fin la violencia sea desterrada
debe destruir de su corazón las cadenas,
pudiendo alcanzar así la libertad anhelada
y la guerra ya no sea siempre su condena.


Si el hombre de su corazón pronto derrocase
al usurpador, su amo, ese cruel tirano
que le impone su trono despiadado y salvaje,
y libre, ya sin coacción, alzando las manos,

se percatase al fin de que a nadie necesita
que le muestre aquello que siempre ha llevado dentro,
si viese que la nobleza no la otorga un cetro,
ni que el trono de honestidad es garantía,

al fin vería que su vida puede pertenecer
a sí mismo, que nadie puede jamás pretender
manejarlo a su antojo y obligarlo a obedecer,
y aquí no estaría tan fácil dispuesto a ceder.


El mundo al fin pertenecería al ser humano,
no a esa marioneta en manos del poder que ahora es,
y de hecho el poder en sí dejaría por fin de ser poder
al no tener con quien jugar en sus crueles manos.

La humanidad ya no sería potencialidad
sino una realidad en esencia y existencia,
que halla su más alta forma de cotidiana ciencia
en la búsqueda implacable de la libertad.


33 comentarios:

  1. No escuchan nuestro grito de ¡Ya basta! ¿Hasta cuando? Somos menos que marionetas.
    Un abrazo, y que pases feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía Dalton Trumbo, escucharán cuando nosotros los hagamos escuchar, cuando nos demos cuenta de que nuestro verdadero enemigo no está delante, sino detrás.

      Un abrazo también para ti, y buen fin de semana.

      Eliminar
  2. Muy bien expuesto y muy bien razonado
    y además con acierto lo has rimado.
    Sin duda tu propósito has logrado
    de poner el dedo en un mundo llagado
    para indicar que estás decepcionado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Chema, por leer y por tu ingeniosa respuesta. Y exacto, "un mundo llagado". No podría haberlo expresado mejor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La triste ambición desmedida por el que levanta el pie y aplasta.
    La dura realidad e impotencia de no poder arrancar una venda que está fusionada y oscurece el entendimiento. La hipocresia que es cotidianidad.
    La doble moral, política y religiosa, las fuerzas que dominan al ser humano.
    Hasta cuándo? Llegará ese día?
    Hermoso escrito, gracias por compartir.
    Un fuerte abrazo , feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegará ese día cuando nos demos cuenta, y nosotros mismos nos arranquemos la venda. No nos queda más alternativa.

      Muchísimas gracias por leer y por comentar. Siempre es un placer tu visita por este, mi pequeño rinconcito.

      Abrazos, y feliz fin de semana también para ti.

      Eliminar
  4. Aquí sólo puedo decir...que la impotencia inunda nuestras manos.
    Te salió a raudales la tinta compañero, con esa rabia que solo se siente ante la pu** injusticia.
    Sublime, Alfredo.
    Besos, todos.

    Yayone...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, mi querida amiga Yayone. Ojalá sirvan estas palabras para ser mi granito de arena para un mundo mejor.
      Besos.

      Eliminar
  5. Un poema lleno de verdades incontestables.
    Y muy bien acompañado por las imágenes.

    Buen sábado,besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro muchísimo de que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  6. Sentí un nudo en mi garganta, mi querido Alfredo… Tu grito es un ejemplo de la verdadera esencia que nos habita. Esa que el mundo parece haber olvidado, que han sepultado bajo la avaricia de riqueza y poder… Un mundo deshumanizado, sordo, mudo y ciego… Un mundo que se nos va de las manos… Pero sé que no es tarde… Pues se puede sentir y respirar esa oleada de despertares, de vendas caídas, de voces que gritan y claman humanidad… El mundo despierta, la verdadera luz que nos asiste al fin se revela, exuda por cada uno de nuestros poros… Porque somos libres por derecho, somos humanos e imploramos ejercer como tal… Valores pisoteados, embarrados con el fango de la mediocridad, de los delirios de grandeza, a costa de sangre y guerras, de inocentes que sucumben ante tantas barbaries…

    Leerte, es saber que no está todo perdido…es saber que somos ya muchos los que gritamos, quizá locos soñadores de utopías…pero creer en ellas es el primer paso, para conseguirlas… Y yo, creo…

    Gracias por este post, mi querido amigo… Gracias por ser, por decir, desde ése tu espíritu que se queja ante lo que sucede en nuestro mundo, que se convirtió en un extraño, para los ojos de aquellos que lo amamos desde su única y verdadera esencia…

    Mil Bsoss, amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú muy bien dijiste en tu entrada "Heme aquí", no somos más héroes por llevar al disfraz y salvar al mundo, porque, tal y como yo lo interpreto, ese disfraz demasiadas veces a lo largo de la historia se ha confundido con un uniforme militar, y nuestras buenas intenciones se han trocado en líderes, ruido de sables, zumbar de balas, tronar de bombas, matanzas, exterminios, tierras de nadie, genocidio... Cuando el verdadero héroe es el que sobrevive día tras día a pesar de todo eso, el que, incluso con sus días bajos, no pierde la esperanza, el que prefiere seguir viendo el vaso medio lleno y la luz al final del túnel, el que nos arranca una sonrisa en medio de la desesperanza y nos ofrece una mano amiga cuando todo lo demás falla. Ese es el verdadero héroe, esa es la humanidad en su verdadera esencia de la que hablas, y la que yo también quiero ver ya florecer en su primavera.

      Mil besos, amiga.

      Eliminar
  7. Qué buenoooooooooooooooo

    Bravoooooooooooooooooooooooooooooo

    Este poema tendría que leerlo todo el mundo.
    Mi aplauso y mi admiración.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, muy señor mío, todo un halago viniendo de ti.

      Saludos, amigo Toro.

      Eliminar
  8. Plenamente de acuerdo, una buena lección para todos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Grande, y encima rimado, tela. Lo has dicho todo, absolutamente todo.
    Besos, tío grande ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si alguien tan grande como tú, Celia, me dedicas estas palabras, es que no debo ir por mal camino... ;)
      Besos, jefa.

      Eliminar
  10. Te aplaudo de pie!
    Tus letras junto con las imágenes elegidas es una perfecta sinfonía. Dura, como la realidad misma, esa que muchos se niegan a ver... o lo que es peor, hacen de cuenta que no existe para no molestarse en probar a cambiar.

    Te felicito sinceramente... me gusta muchísimo leerte. Un beso e inicia una semana estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Alma. Y tienes mucha razón, como suele decirse, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Sólo el tiempo lo dirá.
      Besos, y buena semana también para ti.

      Eliminar
  11. Tienes tanta razón en todo lo que has escrito... ¿cuántas madres van a tener que quedarse viudas y sin hijos para que el mundo se de cuenta de que este no es el camino? Toda la violencia que sacude al mundo debería ser despreciada por igual, y la gente que la ensalza, repudiada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras me acaban de traer a la memoria un poema de Bertold Brecht que se llama "Canción de una madre alemana", hablando de eso mismo: de una madre que envía a su hijo a conocer la gloria para Alemania que le prometían, y la "gloria" le devolvió a su hijo en una caja y a Alemania en ruinas.

      Eliminar
  12. Ya lo has dicho tú todo con esas letras. Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Y ...
    A veces no entendemos
    cómo, cuando o la razón
    pero sentimos que la niebla
    se ha apoderado del s✴l

    Ya no brillan los preceptos
    que sostenían lo que so+nos
    y todo se vuelve diferencia y aversión

    Es como dar cuerda
    a un reloj que agotó la espera
    o desandar los pasos
    que te hicieron volar una cometa

    Siento que el mundo
    se ha confundido
    y las trayectorias
    ya no comulgan con lo vivido
    ni abrazan eso que era ...

    Des+tino

    Mi abraz✴ siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En absoluto, Athenea, nada que disculpar, es un honor y un placer que mis letras hayan evocado estas tuyas.
      Abrazos.

      Eliminar
  14. ¿Y si es demasiado tarde para cambiar nuestro rumbo? Estamos en una pendiente sin retorno. En un precipicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si una sola persona puede cambiar el rumbo de la humanidad, pero sí sé que puede cambiar el rumbo de su propia vida. Quizá el día que muchas personas se unan en ese cambio individual se logrará un cambio global. Como suele decirse: piensa globalmente, actúa localmente.

      Eliminar
  15. Vaya que estabas inspirado al momento de escribir este texto. Hay harto peso emocional en tus palabras. Un descontento reprimido, pero formalmente expuesto.

    Claro, tienes razón ¡como no tenerla! Si somos millones los que entendemos que la vida es más (tiene, debe ser más) que este espectáculo de circo que las mafias en el poder han creado para nosotros, sus marionetas, para que nos matemos entre sí en base a ideales que ellos nos han inoculado. Lo sabemos, pero es más fácil hacerse el loco. Estamos muy dopados, en verdad.

    Más saludos, Alfredo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy dopados, y también muy frustrados. El no saber qué hacer, el creer que podemos hacer algo para solucionar las cosas y después todo se queda en nada, el topar una y otra vez contra un muro u otro, acaba desgastando las fuerzas del más valiente. No te creas que mientras lo escribía no pensé para mí mismo y de mí mismo: ¿Y qué has hecho tú para poner tu grano de arena para solucionar algo de esto? Y te puedo asegurar que he hecho cosas, quizá muchas, pero nunca suficientes. El problema es que, cuanto más estás al tanto de la situación, más te das cuenta de que somos hormigas luchando contra elefantes. Quizá algún día llegue la ocasión en que veamos a millones de hormigas devorando a los elefantes hasta dejarlo en no más que los huesos. Pero, por ahora, sé que eso no es más que un sueño utópico. Tendrán que pasar muchas más cosas que ni tú ni yo seguramente veremos para que algo así suceda.

      Saludos, Julio David.

      Eliminar
  16. Un gran poema lleno de verdades.Desde que el mundo es mundo, los hombres han perseguido el poder a toda costa, las guerras siempre han existido y han sido y serán auténticas barbaridades.
    En mi poema «tal fuésemos Adán y Eva tras el manzano» es una metáfora, se trata de ser como Dios, que hace posible lo imposible, el mozo sueña en conseguir la hija del Alcalde.
    Te dejo un Romance
    LA BATALLA DE LA LIBERTAD -ROMANCE

    Una hermosa mujer vuela
    en medio de las batallas,
    la bandera roja en sangre
    perforada por las balas.

    Yacen los cuerpos sin vida,
    y los vivos afirmaban
    la victoria de ser libres,
    aunque cortadas sus alas.

    Burgueses, pobres y niños
    con ella se hacen hermanas,
    hasta el herido la mira.
    Pide clemencia cercana.

    El moribundo la admira
    cuando sus fuerzas encallan
    ¡Por ella valió la pena!
    Se dijo, ante la desgracia.

    La libertad es poder.
    Pero hoy más se nos desangra
    ante tanto desvarío,
    con la esperanza violada.

    Autor Sor. Cecilia Codina Masachs
    Un abrazo amigo poeta
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias por su comentario, me agrada que le haya gustado mi poema. Como ya hablamos, me da igual en lo que cada uno crea, si estamos de acuerdo en que las guerras debieran ser abolidas de la faz de la tierra, eso ya nos convierte en iguales.

      De su poema «tal fuésemos Adán y Eva tras el manzano», al final creo que sí lo entendí entonces, pues no hay mayor arrogancia que la de la juventud, que se cree capaz de todo.

      Ante su romance, qué decirle... ¡La libertad es poder! Es un tema muy arduo, desde luego. No sé si usted estaría a favor de la Teología de la Liberación o de las tesis de Monseñor Romero. Sin duda ese sería un debate aparte.

      Como siempre, es un placer su presencia en este, mi humilde rinconcito.

      Cordiales saludos.

      Eliminar