Follow by Email

miércoles, 20 de abril de 2016

ELLA ERA MAR




Siempre buscaba amantes honestos, no con ella, sino con sus propias imperfecciones, porque de hecho jamás le importó un carajo la perfección.

Nunca fui perfecto, y siempre me importó un carajo mi propia imperfección, y por eso ella me eligió, sin ni siquiera preguntarme si yo también quería.

En un principio mi orgullo de macho ibérico me espetó a gritos que no podía ser, que debía ser yo quien tomase el control de la situación.

Pero la primera vez que la vi desnuda me quedé irremediablemente sordo, y ya no volví a escuchar nunca más ni a mi ego ni a mi voluntad.

Su belleza era tan natural que era imposible no amarla como se ama el mar, su temperamento era tan impredecible que era imposible no temerlo como se teme el mar.

Ella era mar, era agua que te empapaba y sal que te escocía en los ojos, y te los dejaba irremediablemente rojos.

Ella era mar, y siempre estaban sus olas chocando contra mis rocas, deshaciéndolas lentamente por acción y efecto de una erosión constante.

Ella era mar, y resultaba imposible saber por dónde irían sus corrientes submarinas, ni cuándo levantarían una tormenta con violencia

que zarandease mi pequeña y humilde barca en medio de tanta y tanta inmensidad oceánica que me hacía sentir perdido y diminuto,

y, de pronto, todo se calmaba, y su superficie volvía a ser otra vez de un pulido azul, tranquila, refulgente de un sol que secaba mis mojados huesos.

Al final, por la práctica y la costumbre, acabé habituándome a navegar por sus aguas, a sobrellevar sus huracanes,

me hice un experto conocedor de su acuática cartografía hasta el punto que grabé en mi memoria cada una de sus playas y sus acantiladas orillas,

me convertí en un experto marinero que controlaba el timón y las velas de mi barca para llevarla hacia las aguas más seguras,

al tiempo que aprendí qué debía hacer para evitar con pericia los escollos que se escondían bajo la aparentemente tranquila superficie,

para leer las señales que auguraban un cambio en el viento, o unas nubes lejanas presagiando tormenta, o incluso una calma inusitada que deshinchara mis velas.

Y, cuando ya había aprendido todo eso y más, cuando ya me había convertido en su particular viejo lobo de mar, un día me abandonó, así, sin más.

No me dio mayor explicación, aparte de decirme que sentía la necesidad de que sus aguas regaran otras playas, que otros barcos surcaran sus aguas,

que ya se había cansado de estar siempre en el mismo lugar, y que debía marcharse siguiendo su propia corriente, para que sus olas pudieran romper en otras rocas,

todo lo cual, para ella, ya eran incluso demasiadas explicaciones: tantas palabras bien hubieran podido ser un manual de uso de un electrodoméstico cualquiera.

Y no me extrañó en absoluto, ni le reproché absolutamente nada, porque a esas alturas ya la había comprendido absolutamente del todo.

Ella era mar, y el mar es indomable, el mar no se puede contener en una botella. Es uno el que debe entregarse a él, y no él a uno, porque él es la libertad más absoluta.

La vi marchar, y me dejó sabor de salitre en los labios y escozor en mis ojos rojos, y la piel más ajada que cuando llegó el primer día.

No obstante, siempre le agradeceré que en sus aguas fue en donde me gradué como marinero experto, y la que antaño fuera una humilde barca,

hoy ya se ha convertido en un precioso y excelso navío, del cual sólo yo llevo el timón, pues soy tanto toda mi tripulación como mi propio capitán.

Ya muchos años han pasado desde que la conocí, y el tiempo ha hecho presa en mí, y hace ya mucho que a navegar no salgo,

pues mis viejos y doloridos huesos ya no soportan el vaivén de las olas, y pareciera que a quebrarse fueran cuando mi nave zozobra.

Mas, no obstante, incluso en la relajada placidez de mis años canos, hay días en que su recuerdo inevitable me moja las manos,

y una ola de mi memoria me asalta inesperada y me deja irremediablemente empapado de su olor, amargo y salado,

y me siento otra vez joven, impetuoso, capaz de navegar los siete mares de su cuerpo, de hundirme en las turbulentas aguas de su siempre insatisfecho deseo.

Mas mi rumbo extravié, y las cartas de navegación perdí, y hoy en día ya no sabría volver a encontrarla en la inmensidad del ancho mundo.

Y me tengo que a mí mismo consolar en mi ajada soledad, rememorando impetuoso aquellos años mozos en que mi quilla hendía su cuerpo.

No obstante, después de alcanzar el extasiado espasmo, me miro al espejo, y tal cual soy otra vez me veo: viejo, solitario y varado ,

esperando en oscuro astillero a que llegue la inevitable hora de mi desguace, pero con el postrero toque de orgullo en el mascarón de proa

del que no se lamenta de su destino, ni se arrepiente de haber navegado dentro y a través de ella, que acepta estoico lo que ha sido, es y habrá de ser.

El tiempo pasa, y, fría una mañana, en mi nuca noto el gélido aliento de la parca, y en ese momento  sé que la última Moira ya está afilando su tijera.

Respiro profundo, dispuesto a aceptar sin queja lo que el hado me tenga reservado, dejo que la vida se me escape, sin luchar, sin hacer nada por retenerla.

Y justo al final, en el último momento, el segundo antes de que mi vital aliento por fin abandone mi cuerpo, con mis últimas fuerzas me asalta un último pensamiento:

¿Acaso ella fue real? ¿Acaso la soñé? ¿Acaso era cálida y sólida su piel? ¿O quizá no fue más que una etérea musa que existió tan sólo en estos versos?

De seguro ahora hallaré la respuesta, después de muerto, mientras mi exánime cuerpo está siendo arrojado por la borda del tiempo.

De seguro ahora la volveré a encontrar, y por sus aguas, eternamente joven, volveré a navegar, y ya no me importará si antaño fuera o no realidad.

30 comentarios:

  1. Sabes? Te leo y lo volveré a hacer
    porque yo soy mar y mi amor es mar [el es mi mar]
    tormenta y calma chicha
    con sus mareas altas y bajas
    acariciando mis playas y labrando mis costas
    cresta en la ola ,
    agua y sal
    resaca y descanso
    vida cuando me besa
    muerte cuando me desarma
    miles de colores reflejan sus pupilas
    Cuando el mar [ese amor infinito]
    llega a nuestra playa
    ahí vivimos y ahí mismo morimos

    perdona este desatino
    tal vez ni entiendas
    lo que digo
    eso si me encantó ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo, María,
      claro que lo entiendo.
      Y no imaginas
      cómo me fascina
      que te puedas ver reflejada
      a ti misma y a tu amor
      en la superficie de este mar
      que pinto con palabras.
      Muchas gracias por tu desatino,
      te lo agradezco con el alma,
      porque eso significa
      que te has dejado llevar
      por la emoción.
      Y para un poeta (ya lo sabes)
      no hay nada mejor
      que poder provocar esa emoción.

      Eliminar
  2. estan cerrados mis comentarios
    así veo yo el mar ( ese amor que te vive en mi)
    http://mipielentupiel.blogspot.com.es/2015/07/tu-mi-mar.html

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravilloso,amiga... El sol, la sal, el agua, las olas, las mareas, la tormenta... Todo se dibuja en tu poema.

      Besos

      Eliminar
  3. Es la puesta en práctica del consejo de García Márquez tan difícil de llevar a cabo: "No llores porque ya se terminó; sonríe porque sucedió".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, amigo, y llévate el recuerdo a la tumba junto con esa sonrisa, para que las plañideras se pregunten de qué demonios te ríes en un momento supuestamente tan trágico...

      Eliminar
  4. Siempre tendrás un bello recuerdo de algo extraordinario que no te quitará nadie. Sonríe por qué sucedió.
    UN saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, amigo Alfred.

      Saludos también para ti.

      Eliminar
  5. O eres Océano de amor profundo, que hace retroceder mares. Guardas nostalgias, anhelos y silencios.
    O un pirata que navegó tantos mares y escondió tantos tesoros que al final en ese mar no encontraste la salida, y lo diste todo junto con tus tesoros.
    Me ha encantado tu poema, sabes aún tienes salitre.
    Felicidades !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mirada de un isleño siempre se ve la mar, dicen en mi isla... El salitre nos acompaña de por vida, forma parte de nuestra sangre.

      No te imaginas cómo me alegra que te hayan gustado mis versos. Muchas gracias por tus palabras.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  6. Cuando los sueños alcanzan ese nivel en nuestra mente nos cuesta discernir si son eso, sueños, o si realidad. Probablemente esa mujer tempestuosa como una marejada existió más en la mente del enamorado que en ningún otro lugar, pero así se convirtió en el recuerdo amado y en el motivo de continuar el áspero camino de la vida.
    Me encantaron tus versos, con esa poesía que sólo saben componer los que ya han caminado mucho. Los comparto con sumo gusto y te dejo mis mejores deseos para la semanita :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Mayte, y es que en nuestros recuerdos y fantasías posiblemente muchas historias pasadas son más bellas de lo que fueron en realidad y cómo las sentimos en su momento. Aunque eso tampoco importa si nos ofrecen un aliciente que haga volar la imaginación y las musas.

      Muchas gracias por leer, por comentar y por compartir. Es un placer tenerte por aquí.

      Un cordial saludo también con mis mejores deseos.

      Eliminar
  7. A veces todo igual.
    Lo importante es vivir(lo) y llenar los poros de brisa cálida que nos reviva o nos sostenga.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Precioso texto, me sobrecoge la serenidad con que el protagonista la deja marchar porque la ama y cree que eso es lo mejor para ella y así busque otros mares por los que surcar su aliento y alimentar amores.
    ALfredo te felicito por la forma en que trasmites sensaciones de forma tan sutil.
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que haya sido capaz de llegarte, Puri. Siempre me han llamado mucho la atención los personajes estoicos que saben aguantar los reveses del destino con serenidad, en este caso tanto la marcha de ella como su propia muerte, ambas cosas completamente inevitables.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Impresionante relato, Alfredo. Pero el tiempo pasa para todos, y su mar seguro que también se calmó. Dejó un bello recuerdo, que es lo que importa.
    Por cierto, no sé si es mi ordenador, pero tus comentarios no se ven, no sé si has puesto negro sobre negro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, amiga. Al final todas las aguas siempre se calman, es su curso natural.

      Y de lo del texto, era que tenía la letra negra y el fondo gris, pero se me quedó un poco más oscuro de lo debido. Gracias por hacérmelo notar. Solucionado, jefa! ;)

      Besos.

      Eliminar
  10. Me acerco a tu espacio por primera vez, compañero, para confesar que me he quedado fascinado con este relato. Fantástico. Es todo un placer leerte. Abrazos, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amigo, me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Incluso si fuera sueño merecería ser soñada eternamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De un modo u otro, viviría siempre en nuestro recuerdo, sin que nada pudiera arrancarla de ahí jamás.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Me ha impresionado esa comparación con el mar... perfectamente se puede ser así, a veces calma y otras brava.
    Un placer leerte, me ha gustado mucho tu relato.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Aurora, por tus palabras. Me alegra que te haya gustado. Y sí, somos así, todos tenemos nuestras mareas, y nuestras calmas, y también nuestras tormentas.

      Besos.

      Eliminar
  13. Profundo texto como el mar y como el amor. Me encanta tu forma de decir !! un beso y gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer y comentar. Me alegra que te haya gustado. Nos seguiremos leyendo, sin duda. Besos.

      Eliminar
  14. Hay mares que de tan impetuosos, maravillosos e insondables, nos dejan el resto de la vida suspendidos en el vaivén de sus olas, sin poder navegar a otros mares, ni siquiera intentarlo, porque sabemos que ninguno volverá a ser igual y nos aferramos a pender como hilachos, como velas hechas girones, hasta dudar si existió, o es un sueño infinito.Y quedamos atracados yo creo que para siempre.
    Extraordinario tu poema!!
    Besos de sal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que cuando Adán y Eva fueron expulsados del paraíso, ya nada que hicieran o dejaran de hacer lograría que volviesen a entrar, como cuando perdemos la niñez, o la inocencia. Son nuestros particulares paraísos perdidos. Y, sin embargo, siempre formarán parte de nosotros, hasta el final de nuestros días, aunque a veces, como tú muy bien dices, dudemos de si en verdad existieron. Pero sí que existieron. Sus huellas están imborrables en nuestras almas.
      Que te haya llegado de esa manera supone muchísimo para mí. Y te doy las gracias por tus palabras.
      Besos de espuma.

      Eliminar